¿Qué es Mindfulness? Razones por las cuales ya no se puede ignorar esta tendencia

Lo que alguna vez fue considerado opcional, novedoso y hasta controversial en el mundo empresarial, hoy aparece como tendencia en los lugares de trabajo modernos.

Mindfulness. Razones por las cuales ya no se puede ignorar esta tendencia

En la actualidad cada vez son más los que hablan de Mindfulness, desde ejecutivos con una gran trayectoria hasta startups.

Mindfulness es la conciencia que surge cuando se presta atención al presente, con intención y sin juicios. Por medio de la respiración u otra sensación que opere como ancla durante la meditación, los practicantes son capaces de lograr este estado mental en la vida cotidiana.

Las investigaciones han demostrado que trabajamos óptimamente y nos sentimos mucho mejor cuando nos concentramos únicamente en el presente. Esta tendencia que inició en los medios digitales ha sido identificada como clave para el bienestar corporativo y se augura su fuerte presencia en el futuro.

Se ha demostrado en encuestas que la industria del Mindfulness ha conseguido mil millones de dólares en ventas en los Estados Unidos en el 2016, lo cual hace necesario contemplar esta nueva ola y sus ventajas en el ámbito empresarial. La pregunta que surge es ¿por qué está antigua técnica de repente se ha convertido en una necesidad en los negocios productivos en la actualidad?

Mindfulness en la vida diaria

La razón es más sencilla de lo que puede pensarse. Esta técnica facilita el enfoque y la concentración en un mundo plagado de distracciones, facilita la construcción de la autoconciencia y la autorregulación, dos cualidades esenciales para el desafiante mundo de hoy y, finalmente, ayuda a los profesionales a ser más empáticos y a aceptar a los demás. Lo último facilita las relaciones de trabajo entre personas de diferentes grupos culturales, sexuales o étnicos, desembocando en un ambiente ideal de trabajo y por ende en un mejor resultado para la empresa.

En promedio, revisamos nuestras redes sociales 17 veces durante el día, lo cual significa una vez, mínimo, por hora del día en el que estamos despiertos. Incluso, se ha comprobado que aquellos que se encuentran en el rango de los 24 a los 54 años de edad son los que más revisan sus redes durante el día. Si sumamos a estas distracciones que se encuentran en nuestros teléfonos y computadores el diálogo interno, que consiste en preocupaciones, temores y pensamientos sobre el futuro, estamos expuestos  a grandes cantidades de distracciones que nos roban tiempo valioso en nuestro trabajo.

Cuando se aprende a practicar el Mindfulness correctamente, se logra reconocer con qué frecuencia la mente divaga y se aprende a conducirla nuevamente al presente. La atención es finita, por lo que si tu mente atiende al mismo tiempo varios proyectos, posiblemente solo estés consiguiendo utilizar una pizca de tu potencial.

Incluso, pasar 20 minutos al día meditando ayuda a crear conciencia de sí mismo. Cuando inviertes tu tiempo en observar tu mente y tus pensamientos, logras alcanzar una mejor comprensión de tu vida mental y, al conseguir esta autoconciencia, logras comprender que los pensamientos y las emociones son fenómenos fugaces, lo cual elimina la necesidad de actuar impulsivamente y te permite tomar decisiones más cuidadas.

Las personas en promedio tienen entre 40.000 y 50.000 pensamientos durante el día, con ayuda de la meditación se logra eliminar los pensamientos innecesarios y desarrollar aquellos que valen la pena. Lo anterior se vuelve esencial cuando se presentan dificultades en el trabajo. Los empleados que se conocen mejor a sí mismos son capaces de sobreponerse a los problemas y redireccionar su energía cuando sea necesario.

Otra extraordinaria consecuencia de una buena práctica de Mindfulness está relacionada con la empatía. Cuando se es más sensible a los sentimientos propios, se vuelve así mismo más consciente y receptivo de los sentimientos ajenos. Esto conlleva a una mayor capacidad para comunicarse en el equipo de trabajo y a un ambiente de trabajo donde prima la felicidad y la comunicación efectiva.

Estas son algunas de las principales razones por las cuales el Mindfulness se está tomando los entornos modernos de trabajo, y por las cuales se ha convertido en un elemento esencial para el éxito en el mundo de los negocios. Mindfulness no es una práctica exclusiva de los monjes y de los hippies, si se logra enseñar a los empleados cómo ser conscientes de sus pensamientos y se comparten las ventajas de la autoconciencia, demostrará preocupación por su equipo de trabajo a nivel personal y profesional, lo cual forma parte de las mayores preocupaciones que deben poseer los grandes líderes en el milenio actual.