Cómo hacer de la creatividad tu mejor aliada

En un mundo competitivo como el presente, la manera en que hagas uso de tu creatividad y cómo la cultives podrá darte puntos extra

Después de grandes revoluciones industriales la cantidad de empleados contratados con el fin único de realizar trabajos rutinarios y operáticos es cada vez menor. Si hay algo que las empresas necesitan, en cualquier área, es trabajar de la mano de perfiles que estén dispuestos a ofrecer algo más que su mano de obra. La creatividad se ha convertido en una de las habilidades obligadas a la hora de contratar personal calificado, y entre más alto en la pirámide se desee llegar, más alto tendrán que ser, no solo tu currículo sino las habilidades que tienes para resolver problemas y reaccionar ante las dificultades.

Por esta razón, te compartimos 10 claves que te serán de mucha utilidad cada vez que te sientas estancado y no logres hacer fluir tu imaginación y tu creatividad.

1. Dedica tiempo a la imaginación

Parecerá lógico, y por la misma razón, se tiende a pasar por alto. Cada ser humano tiene una manera distinta de alcanzar estados de pensamiento pleno y desarrollar nuevas ideas, sin embargo, existen puntos en común que ayudarán a crear un ambiente propicio para la creatividad:

  • Aléjate un momento de las obligaciones, tareas y fuentes de estrés. Dale la oportunidad a que otros se preocupen para poder enfocarte en lo que deseas alcanzar o solucionar.
  • No te presiones. El afán por conseguir una respuesta ganadora solamente te satura y perderás la oportunidad de llegar a una buena solución. Aunque suene repetitivo, aléjate del estrés.
  • No te resistas a soñar despierto. De vez en cuando suelta el teléfono, aléjate del computador y observa tu alrededor. La creatividad no está en las redes sociales ni en el correo electrónico que revisas cada 5 minutos. Apaga las notificaciones, ve a caminar y deja fluir las ideas en tu cabeza.

2. Analiza tu entorno

Observa cuáles son tus necesidades, tus problemas, para centrarte en su momento en las soluciones. Direccionar tu mente hacia un objetivo es el camino más seguro, si bien dejar volar la imaginación es el ideal, este vuelo debe contar con un piloto consciente de las razones por las que se emprendió dicha aventura. No olvides tomar lápiz y papel, esto también te ayudará a llevar a la vida real todo lo que vas pensando. Apóyate en herramientas como el brainstorming o la lluvia de ideas.

3. Ve más allá de la tradición

Si bien lo tradicional no es malo, tampoco es bueno en todas las situaciones. Muchas veces nos estancamos en lo tradicional por no salir del confort, la pereza es aquella que muchas veces nos impide ver más allá e innovar. Observa desde otras perspectivas, indaga sobre las maneras de hacer de diferentes lugares del mundo, cuestiona si se puede aplicar para lo que quieres lograr en tu trabajo o a nivel profesional.

4. Sé curioso

La curiosidad es ese paso que nos permite estar más adelante del promedio de la población. Si somos curiosos, muy posiblemente nos plantearemos las preguntas acertadas para llegar a una solución innovadora. Conformarse con lo que nos rodea nos limita a observar opciones en lo que ha existe, y ese no es el camino de una persona creativa.

La curiosidad está presente en aquellos con mente inquieta, intuitivos, que al buscar diferentes recursos, dan con oportunidades y soluciones únicas.

5. Juega

Ya hemos hablado en varias ocasiones de las ventajas que proporcionan los juegos en el ambiente laboral por medio de métodos como la gamificación, sin embargo, el juego debería estar presente en todos los aspectos de tu vida para potenciar tu creatividad. Las mecánicas del juego te motivan a buscar diferentes caminos a situaciones o retos, lo cual entrena tu cerebro para la vida real, al tiempo que te divierte y te relaja.

Busca espacios de juego, busca juegos que realmente requieran de ti una gran concentración y que consideres de una dificultad acorde con tus capacidades. Aprovecha este punto para compartir en familia o con amigos.

6. Plantea hipótesis

De los planteamientos hipotéticos y de las preguntas con soluciones abstractas pueden surgir las ideas más innovadoras. Prueba imaginar situaciones cotidianas, si lo consideras necesario centradas en el aspecto laboral, y elimina al azar aspectos esenciales reemplazándolos por unos completamente ilógicos. Del absurdo pueden llegar a encontrarse soluciones que, aterrizadas a la realidad, pueden ser muy útiles e innovadoras.

7. Dale una oportunidad a la ficción

Estudios ya han comprobado las ventajas que proporciona la lectura de obras de ficción para el cerebro, tan a nivel cognitivo como emocional. Busca obras literarias de calidad que te acerquen a pensamientos de diferentes momentos de la historia, busca cuáles son tus favoritas y profundiza en el género. Si buscas ideas novedosas y fantasiosas acércate a la ciencia ficción, si por el contrario deseas ver cómo la concepción del mundo de épocas anteriores para ver diferentes posturas, ve en búsqueda de los clásicos. La curiosidad, antes mencionada, en este punto es esencial. Nuestra recomendación: no te limites a los best-sellers, en este aspecto, como en cualquiera que implique una buena indagación, es necesario ir más allá.

8. Asume riesgos

La creatividad no es un paso seguro, al abrirse cientos de posibilidades y caminos el error está al acecho, pero esta no es la razón para quedarte donde estás. Volviendo a la tradición, la seguridad y el confort, y por ende el miedo al fracaso, estos no son más que antagónicos de las ideas innovadoras. Los procesos creativos están basados en ensayos y errores, la historia lo ha demostrado y ni tú ni nadie va a estar exento del fracaso. Por esta razón, la creatividad debe venir acompañada de la valentía y de la perseverancia. Muchas veces, cometer errores es el primer paso para llegar a una idea certera y exitosa.

9. Despídete de los tabúes

En concordancia con el anterior punto, lo último que necesita una mente creativa es limitarse a los condicionales sociales, o a aquellos limitantes que ella misma se plantea. La creatividad consiste en abrir tu mente, dejarse llevar e intentar en ocasiones lo que nadie se ha atrevido a intentar. Muchos en su inicio dudaron de las metodologías empleadas por corporaciones como Facebook, Google o Apple; imagínate qué hubiera pasado si a razón de la incredulidad de la sociedad frente a sus nuevas dinámicas de trabajo estas  se hubieran detenido.

10. Investiga las tendencias

La creatividad no consiste en ideas originales jamás pensadas por cualquier otro ser humano, requiere de alimentación de lo que se ha hecho y de lo que se está haciendo en la actualidad. Una búsqueda de ideas innovadoras jamás pensadas solo te llevará a la frustración, una buena táctica es investigar las tendencias, ver cómo en otros países o en otras empresas se están llevando a cabo innovaciones en las áreas en que tú deseas trabajar, ver qué tienen a favor, qué en contra y buscar adaptarlas a tus condiciones. Una idea lleva a otra, quizás tengas algo nuevo que ofrecer a esas tendencias que están de moda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *