Big Data y la transformación de la práctica legal

Big data

Como afirma Bennet Borden, jefe de datos científicos en Biddle & Reath “estamos inundados de información como nunca hemos estado antes”. Gracias a la tecnología, tanto portátil como móvil, cada vez es más el almacenamiento de datos y por ende la cantidad de información que se puede reunir sobre una persona y lo que hace. Si bien existen grandes cantidades de datos transportándose de un lugar a otro, lo que realmente hace significativa esta información es la forma en que se utiliza y se aprovecha de acuerdo a nuestras necesidades.

Para los abogados, la información es un recurso fundamental. Todo lo legal se reduce a hechos y, en la actualidad, los hechos están contenidos en datos electrónicos. Es por esta razón que en Time Manager hablamos de algunas de las formas en las que el papel del abogado se verá modificado gracias al uso del Big Data.

Los abogados tendrán más información para los casos

Este hecho es evidente desde ahora. Ya muchos casos han logrado resolverse gracias al Big Data, y el caso del asesinato de Arkansas mencionado por Borden es el ejemplo perfecto. En 2015, en la investigación del asesinato, un dispositivo de Amazon Echo se encontraba en la casa de uno de los sospechosos, justamente en donde se había encontrado el cadáver. Puesto que Echo graba audio, las autoridades solicitaron un audio de un lapso de 48 horas alrededor de la hora del asesinato.

Los practicantes del derecho ahora cuentan con infinidad de medios para alimentar sus casos gracias al uso adecuado de la información almacenada en dispositivos tecnológicos. Desde comportamientos y búsquedas a través de dispositivos hasta rutinas almacenadas gracias al Internet of Things (IoT); el éxito de un caso puede depender del conocimiento del abogado sobre los elementos que pueden alimentar la investigación y es por esto que el siguiente punto es crucial en el cambio del rol del abogado gracias al Big Data.

Los abogados tendrán que saber más sobre tecnología

La tecnología está cada vez más entrelazada con nuestra vida, y el IoT ha conseguido que cada tarea que se realice esté relacionada con un componente tecnológico. Si bien esta es una situación que es apenas notoria en países latinoamericanos, es de esperarse que en poco tiempo el IoT sea mucho más común y forme parte del día a día al igual que en Norteamérica y Europa.

Las leyes respecto al uso de la información almacenada, la facilidad de acceso y la seguridad de esta serán el pan de cada día en poco tiempo, y del conocimiento de la materia dependerá el éxito de los abogados. El uso adecuado o indebido podrá garantizar un caso o mandarlo por la borda, así como el desconocimiento sobre las nuevas tecnologías podría significar un suicidio profesional y acabar con la buena reputación de una firma.

La tecnología, afirma Borden “se está convirtiendo en una parte cada vez más importante de nuestras vidas, y tenemos que saberlo. Aquellos que no entienden cómo funciona son como los dinosaurios antes de que el asteroide los golpee”.

Los abogados necesitarán saber qué nuevas preguntas formular

Saber sobre tecnología es solo la mitad del trabajo. A medida que los litigios se vuelven más dependientes de la tecnología, los abogados necesitarán saber qué tipo de información es relevante, cómo obtenerla y qué preguntas hacer al respecto, resalta Borden.

Si un equipo de abogados sabe que existe una serie de dispositivos de recolección de datos que pueden ser útiles para un caso, los costos del procesamiento de los datos debe ser acorde a la pertinencia de los análisis que se obtengan. Los datos deben ser claramente relevantes, puesto que no se pueden gastar grandes cantidades de dinero para generar una simulación de 360 grados respecto a un accidente de autos si solo se necesita aclarar un tema relacionado con el porte adecuado del cinturón de seguridad.

Todos tendrán que, tarde o temprano, acomodar su práctica a las nuevas tecnologías y saber cómo lidiar con estas con el fin de obtener la información necesaria. Son muchas las puertas que se abren en el campo de la práctica del derecho, dependerá de cada profesional su adaptación y por ende, su supervivencia frente a los cambios que trae consigo el análisis del Big Data.