4 puntos a considerar antes de empezar a trabajar en tus metas del año

metas del año

Al iniciar un nuevo año, muchos expertos suele brindar consejos sobre cómo bajar 20 kilos, qué hacer para conocer y casarse con el hombre de sus sueños, como volverse rico, etc. Sin embargo, es importante reconocer que estos altos logros casi nunca funcionan. De hecho, es prácticamente una fórmula para el fracaso. Lo realmente eficaz es hacer las cosas a un ritmo lógico, ese es el mejor camino al éxito.

Por lo anterior, hoy en Time Manager compartimos contigo cuatro consejos de Jonathan Alpert, autor de Be Fearless: Change Your Life in 28 Days, que te ayudarán a alcanzar tus metas para este año:

Haz que las redes sociales sean menos significativas en tu vida

Lamentablemente, las redes sociales y la tecnología se han convertido en “absorbentes emocionales” para muchos. Si bien no hay duda de que la tecnología y las redes sociales han facilitado nuestra vida al ofrecer muchas comodidades y acceso instantáneo al todo el mundo, efectivamente también nos han hecho más dependientes de las máquinas y menos dependientes de nuestra propia capacidad intelectual.

No te estamos diciendo que las dejes de lado para siempre, pero sí es importante que seas consciente de cómo puede estarte afectando en lugar de ayudarte. Es momento de buscar un equilibrio entre las redes sociales y el mundo real.

No olvides construir relaciones personales a la antigua en eventos sociales y profesionales, busca la buena comunicación tan pasada de moda, sin teléfono en las manos. Procura evitar la tentación de enviar un mensaje o revisar las notificaciones de tu teléfono cada minuto, concéntrate en lo realmente importante: aquello que ocurre a tu alrededor y que solo puede ser capturado a simple vista en el momento.

Aprende a decir no con más frecuencia

No nos cansamos de resaltar este punto. Seguro te sentirás mejor. Muy a menudo, damos prioridad a las necesidades de otras personas por encima de las nuestras, lo cual conlleva a crear ansiedad, resentimiento y retraso de las cosas que son realmente importantes en tu vida personal o profesional.

Así que te invitamos a ser más egoísta y colocar tus necesidades primero en lugar de las de las personas que te piden algo. Si priorizas las necesidades de esas personas sobre las suyas, descubrirás que tu productividad se verá afectada y el resentimiento aumentará. Tal vez podamos aprender de Warren Buffett, quien dijo: «La diferencia entre las personas exitosas y las muy exitosas es que las personas más exitosas dicen que no a casi todo».

Saca el mayor provecho de tu tiempo

Al hacer una distinción entre las tareas y actividades que son vitales y aquellas que son opcionales, podrás optimizar tu tiempo con mayor facilidad. Programa tu día haciendo las tareas importantes primero, a la hora en que estés más fresco y con más energía. Convierte en una prioridad levantarte 15 minutos antes de lo que normalmente lo haces. Esto le proporcionará 75 minutos adicionales en tu semana laboral. La forma en que pensamos sobre el tiempo también puede tener un gran impacto. Por ejemplo, «Estoy muy ocupado» y «No tengo tiempo para nada» son comentarios negativos que seguramente te harán sentir abrumado, mientras que «Haré un buen uso del tiempo que tengo» o » Solo puedo hacer mucho en un día y me aseguraré de que logre lo que es razonable hoy «probablemente te llevará a una mejor productividad.

Toma el control

A veces es tan simple como reconocer que hay cosas que puedes cambiar y controlar. Sé realista. Una sola persona no puede cambiar la economía por sí sola, pero, tal vez, hay cosas que sí puedes hacer para asegurarte de tener una economía personal sólida, como ser un consumidor inteligente, ahorrar e invertir sabiamente.

En lugar de sentirte victimizado e indefenso en ciertas situaciones, actúe}a y haz algo. Piensa en los pasos prácticos que puedes tomar para protegerte y pasar de temeroso a temerario. Como en muchas situaciones, la percepción es clave y eso comienza en tu mente. Así que la próxima vez que te encuentres en una situación en la que sientas que no tienes control, tómate un tiempo para cambiar tu forma de pensar. Te sorprenderás gratamente con los cambios que seguirán.

Recuerda, no hay nada mágico en las resoluciones de enero y Año Nuevo. Cada semana, y todos los días se presenta una nueva oportunidad para el cambio. Empieza hoy.