EL CABILDEO O LOBBY: UN TEMA VIGENTE PARA ABOGADOS

cabildeo o lobby

Por lo general, cuando se escucha la palabra cabildeo o lobby la primera imagen que viene a la cabeza de las personas es la de políticos y empresarios pasando dinero debajo de la mesa en cambio de algún favor en pro de intereses particulares. ¡Y claro! No está de más la idea de un equipo de abogados que acompaña a unos y otros en la realización de los delitos que pueden traer consigo la incorrecta realización de esta actividad. Pero, ¿sabes qué es el cabildeo o lobby? A continuación, te presentamos lo que es y no es el cabildeo o lobby y cómo la adecuada realización de esta actividad sigue siendo un tema aún vigente para los abogados.

En realidad, el cabildeo se ha posicionado como un instrumento propio de las democracias actuales que, de ser utilizado adecuadamente, promueve la participación de diversos actores (ciudadano, colectivos o gremios). Sí, de todos nosotros. Entonces, la razón de ser de esta práctica es gestionar apoyos, influenciar en la toma de decisiones y/o defender un interés determinado frente a los tomadores de decisiones. Los abogados, por supuesto, no son ajenos a esta actividad.

  • Es una actividad o herramienta.
  • Se utiliza en el marco de las democracias participativas.
  • Es utilizada por diferentes actores de la sociedad civil (colectivos, grupos de presión, gremios, instituciones, etc.).
  • Su objetivo principal es persuadir y convencer.
  • ¡Pero no! La persuasión y el convencimiento no se logran a través de regalos, favores o dádivas. El elemento clave en este proceso es la información y los argumentos sólidos que se construyan a partir de esta.
  • Los receptores de esa información y persuasión son los tomadores de decisiones de un gobierno.

A partir de los elementos anteriores podemos concluir, entonces, que el cabildeo es una actividad y/o herramienta, propia de las democracias participativas, mediante la cual un colectivo, grupo de presión, gremio, institución, etc., busca persuadir y convencer con información y argumentos sólidos a los tomadores de decisiones, que finalmente tienen incidencia en la elaboración de políticas públicas, para que apoyen los intereses y la postura que poseen en torno a un tema en específico.

Entonces, ¿cómo debería realizarse el cabildeo o lobby?

Los abogados, principales actores llamados a la defensa de intereses que buscan posicionarse en la agenda pública, no deberían desconocer que para incidir en la elaboración de políticas públicas a través del cabildeo es clave tener en cuenta lo que Carlos Bonilla Gutiérrez, en su momento Director General de AB Comunicación, señaló como las tres fases de esta actividad.

  • Realizar una recopilación, y posterior sistematización, de la información. Para desarrollar esta etapa es preciso comenzar por identificar la problemática que está generando controversia, así como el objetivo y los intereses que se buscan defender en torno a esta.

Una vez estos elementos se hayan definido, es crucial recabar la información, buscar los datos, estadísticas, experiencias, etc., que soporten los intereses que se están defendiendo y realizar un monitoreo de los mismos.

En este momento es crucial recopilar la información más relevante que existe sobre el tema que genera controversia y sobre el que se quiere influir y ello implica considerar aquella información que puede sustentar o contradecir la posición que se defiende. Después de todo dice el refrán: hombre prevenido, vale por dos.

Tras haber recopilado esta información, se debe proceder a realizar un mapa de actores. Básicamente, se trata de identificar los actores que influyeron, influyen y pueden llegar a influir en la problemática y el grado en que esa influencia puede impactar la toma de decisiones en relación con la problemática de interés.

A partir de la información y el mapa de actores, ahora es posible construir la situación deseable, catastrófica y probable, es decir, los escenarios prospectivos de aquello que podría pasar si los actores involucrados en la problemática actúan de X o Y forma. El escenario catastrófico es el que los abogados evitan constantemente, el deseable es el ideal a alcanzar y el probable es aquel que tiene mayores posibilidades de generarse.

  • Configurar alianzas. Para pasar a la segunda etapa del cabildeo es necesario que la recopilación y sistematización de la información, así como la identificación del mapa de actores de la etapa anterior se hayan realizado adecuadamente. Específicamente, porque las alianzas deberán sustentarse en un adecuado uso y flujo de la información, entre los diferentes actores que influyeron, influyen o pueden llegar a influir en la toma de decisiones.
  • Implementar una estrategia de comunicación que permita transmitir el mensaje que se desea para, finalmente, incidir en la toma de decisiones. Esta última etapa, sustentada en las dos anteriores, requiere de la sensibilización de las audiencias clave a la que van dirigidos los mensajes que se han construido a lo largo del proceso de cabildeo, es decir, aquello que se quiere comunicar, con el fin de obtener más apoyo y que los intereses que se defienden puedan posicionar adecuadamente en la agenda pública.

Fuentes:

http://www.senado.gov.co/az-legislativo/proyectos-de-ley

http://www.razonpublica.com/index.php/economia-y-sociedad/1510-la-corrupcion-en-colombia.html

http://www.congresovisible.org/proyectos-de-ley/por-la-cual-se-regula-el-ejercicio-del-cabildeo-y-se-dictan-otras-disposiciones-cabildeo/8531/

http://www.razonypalabra.org.mx/cbonilla/2002/noviembre.html