Las 6 características que todo líder sueña ver en su equipo de trabajo

¿Qué es lo que nos permite reconocer el valor de un empleado? ¿Sus años de experiencia, los logros que ha alcanzado durante su vida profesional, sus valores?

equipo de trabajo

Equipo de trabajo:

Aunque muchas veces nos enfocamos en la experiencia y las competencias que nuestros empleados poseen en un área específica, no debemos dejar de lado las conocidas “habilidades blandas”. Si bien las habilidades técnicas y otras habilidades difíciles definidas en la descripción del empleo son importantes, las habilidades blandas que se posean son cruciales para el éxito a largo plazo.

Es lamentable ver cómo muchas empresas subestiman las habilidades sociales o el impacto que el desarrollo de los empleados tendrá en su organización. Muchas veces se asume que las habilidades duras deben tener más peso; sin embargo, cuando emergen personalidades y egos difíciles es cuando incluso el equipo mejor capacitado puede llegar a fracasar. En estos casos son los empleados con capacidad natural para comunicarse y responder frente a las crisis quienes tienen más valor.

Pensando en la importancia de este tipo de habilidades personales, hoy en Time Manager te compartimos una lista de empleados que deberías considerar tener en tu firma:

“Cuando emergen personalidades y egos difíciles es cuando incluso el equipo mejor capacitado puede llegar a fracasar. En estos casos son los empleados con capacidad natural para comunicarse y responder frente a las crisis quienes tienen más valor”.

Oyentes activos

Una comunicación efectiva no consiste únicamente en la habilidad de expresar nuestras ideas, sino de saber escuchar y comprender lo que el otro tiene para comunicar. Este tipo de personas buscarán la manera de centrarse en aquello que escuchan y reflejarán lo que comprender para evitar malentendidos, preguntando para sondear sentimientos u opiniones de sus interlocutores con el objetivo de lograr una comunicación eficiente. Al contratar a personas con la capacidad de manejar conflictos, verá que se llevan a cabo discusiones más constructivas, productivas y respetuosas, que pueden ayudar a resolver situaciones difíciles para la satisfacción de todos.

Personas con inteligencia emocional

Si bien el coeficiente intelectual sigue siendo el mejor predictor de éxito en el trabajo, una vez que consigas un empleo y comiences a pensar en ascender, liderar a otros y navegar por pasajes políticos, el coeficiente intelectual necesitará ayuda de la inteligencia emocional para alcanzar los objetivos propuestos. Los empleados con inteligencia emocional tienen una clara ventaja: atraviesan el drama contando los hechos tal como los ven y cómo experimentan. Estas personas serán capaces de difundir un momento emocionalmente cargado con una actitud calmada, explicar el resultado que esperan y pedir otras ideas para soluciones con una mente abierta.

También te puede interesar: FACTORES QUE MEJORARÁN EL CLIMA ORGANIZACIONAL DE TU EMPRESA (INFOGRAFÍA)

Personas con un alto grado de paciencia

Las personas con paciencia tienen la capacidad de procesar una situación con cabeza fría, obtener las diferentes perspectivas, escuchar sin juzgar a aquellos con los que no está de acuerdo y abstenerse de reaccionar impulsivamente. Aquellos que son capaces de reaccionar con una actitud racional y nivelada, eventualmente llegarán a una conclusión más sensata. Este es el tipo de personas que te permiten construir una cultura empresarial positiva.

Personas con autocontrol

El autocontrol es una competencia que se desarrolla a nivel individual. La pregunta detrás del autocontrol debe ser ¿Puedo manejar mis emociones y mi comportamiento en búsqueda de un resultado positivo? Muchas personas no pueden. Al respecto, Daniel Goleman, experto en inteligencia emocional menciona lo siguiente:

“Las personas razonables, aquellas que mantienen el control sobre sus emociones, son las personas que pueden mantener entornos seguros y justos. En estos entornos, el drama es muy bajo y la productividad es muy alta. Los mejores empleados acuden a estas organizaciones y les agrada permanecer en ellas “.

Personas que rechacen la multitarea

Las personas realmente productivas tienen éxito al administrar su tiempo debido a que evitan hacer malabares con muchas cosas a la vez. Las investigaciones demuestran que la multitarea es un mito y que incluso puede ser perjudicial para nuestros cerebros. Una persona que divide su enfoque en muchas tareas, fácilmente pierde el enfoque, disminuye su calidad del trabajo y tarda más tiempo en alcanzar sus metas.

Personas que practican la autogestión

Este aspecto va mucho más allá de la administración del tiempo, sino que toca los diferentes aspectos de la vida de un ser humano. Un empleado que sabe administrar su vida y sus prioridades de manera eficiente, puede hacer una transición perfecta a una mayor productividad, una mayor satisfacción laboral y un mayor bienestar personal.

También te puede interesar: ¿QUÉ SE NECESITA PARA QUE LAS EMPRESAS Y LOS EMPLEADOS PROSPEREN?

BONUS: Consejos para ser un mejor empleado

Si estás de acuerdo con los puntos anteriores y buscas fomentar una cultura empresarial basada en este tipo de habilidades personales o “blandas” a continuación te hacemos una lista de tips a seguir para desarrollarlas:

  1. Evitar hacer múltiples tareas o malabares con demasiadas cosas. A veces decir que no es la decisión más eficiente.
  2. Seguir los horarios de las reuniones evitando desviar los temas que se van a tratar y que dan paso a la pérdida innecesaria de tiempo.
  3. Proteger el tiempo. Cuando no forma parte de nuestras prioridades o realmente se escapa del tiempo que tenemos destinado durante el día, lo mejor es no comprometerse.
  4. Identificar las horas del día en las cuales nuestro cerebro es más productivo y enfocar la energía en hacer las tareas más importantes o más difíciles en esos momentos.
  5. Ser consciente los momentos en que se pierde tiempo. Puede ser una visita en nuestro espacio de trabajo que desemboca en chismes, una reunión que se extendió innecesariamente, llamadas telefónicas de vendedores que permitimos que se prolonguen más de lo justo o cualquier otra cosa que interrumpa nuestro ritmo de trabajo, consuma tiempo y desenfoque nuestro cerebro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario