PANORAMA GENERAL DE LA MUJER EN EL DERECHO

PANORAMA GENERAL DE LA MUJER EN EL DERECHO

Como menciona Deborah L. Rhode en su artículo Law is the least diverse profession in the nation. And lawyers aren’t doing enough to change that, la profesión legal apoya a presidentes, gobernadores, legisladores, jueces, fiscales, asesores generales y directores de organizaciones corporativas, gubernamentales, sin fines de lucro y legales, sin embargo, aún hace falta que sus sociedades sean tan inclusivas como el público al que le sirven.

Aunque para muchos profesionales del derecho estas barreras de género han desaparecido, y cada vez aparecen mayor cantidad de mujeres abogadas en cargos significativos y participativos en las firmas de abogados; de acuerdo con Rhode, descuidar este aspecto y creer que ya está solucionado es el mayor problema, pues impide avanzar y lograr una situación total de equidad en las firmas legales. Muchos, entre estos Rhode, llegaron a pensar que el incremento en los últimos años del número de mujeres aspirantes a profesionales en el derecho iba a significar un cambio positivo a favor de la participación de las mujeres en cargos importantes en la industria.

Sin embargo, Daniela Sánchez, en su artículo ¿Dónde están las mujeres abogadas? se pregunta por qué en la actualidad a pesar de la preparación con la que cuentan las profesionales del derecho y que fácilmente les podría permitir ascender y convertirse en miembros reconocidos al interior de las firmas, aún la presencia de la mujer en cargos de liderazgo no es tan común en las firmas de abogados y, por el contrario, “se ve una fuerte ola de deserción feminina años después de su vinculación”.

A propósito del mes de la mujer, en el cual conmemoramos la lucha del género femenino por un trato digno, respetuoso e igualitario, en Time Manager repasamos el estado actual de las mujeres abogadas y algunas de las problemáticas a las que se enfrentan durante su ejercicio del derecho.

Si te interesa este contenido, no te puedes perder el podcast de la entrevista realizada a María Angélica Burgos por Time Manager radio. Para acceder a este Podcast haz click aquí.

Panorama general: Algunas cifras

Debido a que este “problema-no-problema” como señala Débora Rhode, no ha desaparecido al pasar de los años, organizaciones como la NAWL, National Association of Women Lawyers, La Comisión sobre Mujeres en la Profesión de la American Bar Association (ABA) y la Beasley School of Law de la Temple University, han empezado a realizar encuestas para tener una idea más clara de cómo se observa en la actualidad la participación de las mujeres abogadas en las firmas de abogados en Estados Unidos y entre estos datos recopilados, podemos resaltar que:

  • Las mujeres ingresan en igual cantidad a las escuelas de derecho y se gradúan en igual cantidad que los hombres. Incluso, según los datos recopilados en diciembre del 2016, las mujeres representaron una pequeña mayoría de estudiantes de derecho por primera vez en la historia, que comprende el 50.3% de la población total de estudiantes de derecho en el país.
  • Se observó que durante los primeros años de sus carreras, hombres y mujeres avanzan con igualdad en sus primeros empleos. Sin embargo, las investigaciones demuestran que las mujeres no avanzan a la misma velocidad que los hombres a lo largo de sus carreras:
    • Las mujeres representan solo el 21.5% de los socios de una firma,
    • El 18% de los socios de capital y administradores,
    • El 31% de los decanos de facultades de derecho y
    • El 27% de los jueces federales y estatales.
  • Partiendo de la afirmación de la NAWL, de que el Derecho es una de las profesiones menos diversas en Estados Unidos, no es sorpresa observar que la diferencia racial afecta también la participación de la mujer en cargos de liderazgo en el país. Sólo el 2% de los socios de capital en las firmas de abogados son mujeres afrodescendientes.
  • Finalmente, en cuanto a la brecha salarial, estudios de la NAWL han demostrado que los hombres ganan un 44% más en promedio con sus pares mujeres.

Posibles causas dentro de la profesión

Aunque inconscientemente, existen causas interpersonales e institucionales que influyen en esta desigualdad y dificultan un cambio en pro de la igualdad entre abogadas y abogados. Por ejemplo, entre las convenciones perjudiciales podemos encontrar la percepción negativa que tienen los profesionales que utilizan licencias y opciones de trabajo flexible, así como las creencias sobre la “apariencia” de las relaciones laborales entre hombres y mujeres, lo cual limita las oportunidades de las mujeres de recibir apadrinamiento adecuado de mentores hombres, reduciendo las posibilidades de establecer contactos importantes para el avance en su carrera profesional.

Otro aspecto notorio es la referencia inconsciente que se tiene sobre el género respecto a la asignación de tareas. De acuerdo con las encuestas realizadas por la NAWL, se observó que siempre está presenta la brecha de género respecto a las horas facturables (factor clave para la promoción), incluso cuando las mujeres trabajan más horas que los hombres. Esta brecha sugiere que a las mujeres se les asignan menos tareas administrativas, lo que conlleva a una disminución en el tiempo dedicado a la facturación y al desarrollo empresarial.

La cuestión cultural

En cuanto a lo cultural, la “ideología profesional hipercompetitiva” que se tiene en el derecho ha llevado a considerar como más valiosos los comportamientos “tradicionalmente masculinos” relacionados con la competencia. Así mismo, las concepción cultural sobre la feminidad afecta en varios aspectos la práctica de la ley tanto a nivel empresarial como en los tribunales, y pone a las mujeres en la cuerda floja entre ejercer su profesión de manera agresiva y asertiva, y ser lo suficientemente “femeninas” para no ser atacadas por actuar fuera de los cánones establecidos. Continuamente las mujeres abogadas están bajo la concepción de sus colegas de ser demasiado estrictas o demasiado suaves, así como de ser menos comprometidas por el simple hecho de ser madres, situación que no se presenta con la imagen del abogado que es padre.

Aunque de acuerdo a la opinión de socios de firmas destacadas en Estados Unidos, recopilada por Rhode, el problema no consiste en una falta de atención necesaria a este problema y, por el contrario, la diversidad es manifestada como una prioridad dentro de la cultura de la firma; sin embargo, manifiestan que la falta de buenos perfiles que se ajusten a las necesidades competitivas de la empresa dificultan la igualdad en sus firmas. De acuerdo con los entrevistados, la desproporción de las responsabilidades familiares entre hombres y mujeres afecta el balance entre vida familiar y vida laboral en un contexto que exige una preocupación 24/7 de los profesionales frente a su trabajo.

Comentarios finales

Aunque el camino de la mujer en el Derecho ha avanzado y cada vez es más fácil observar abogadas reconocidas en el gremio y con cargos de liderazgo importantes, aún es necesario trabajar en una propuesta que replantee la concepción cultural de la mujer en las firmas de abogados y que permita el desempeño de las profesionales con familia.

Las redes de apoyo femeninas en las firmas de abogados que promuevan la información y el crecimiento profesional al interior de las mismas, así como la implementación de políticas benéficas a favor de la igualdad entre géneros son algunas de las soluciones que poco a poco van aumentando y que procuran un entorno más justo que no limite el crecimiento de las mujeres en una de las carreras más demandantes.