inteligencia de negocios

En los últimos tiempos, la práctica de la abogacía ha cambiado de rumbo. Múltiples firmas profesionales a nivel mundial están haciendo uso de diversas herramientas tecnológicas y esto ha hecho posible que la cultura de orientación al cliente haya cobrado gran relevancia en cualquier proceso de asesoría jurídica. Cuando los clientes (personas y organizaciones) acuden a los servicios legales buscan profesionales en quienes apoyarse para describir sus necesidades y darles una pronta solución. Por consiguiente, las firmas deben estar atentas a las demandas del cliente y deben recolectar toda la información posible para construir bases de datos.

A través de las páginas web, de las redes sociales y, especialmente, de plataformas que apoyan la gestión de datos, las firmas jurídicas pueden dar seguimiento a la información básica de sus clientes y controlar las fluctuaciones de la demanda de servicios en diversos periodos de tiempo. Esto permite que, de una manera eficiente, se organice la información y se haga un uso estratégico de esta. Esta es la inteligencia de negocios: la capacidad de transformar los datos en información, en conocimiento que permita optimizar el proceso de toma de decisiones en las empresas u organizaciones.

Quizás te pueda interesar: BREVE HISTORIA DEL BUSINESS INTELLIGENCE: ORIGEN Y EVOLUCIÓN

Existen tres ventajas que la inteligencia de negocios ofrece a las firmas profesionales en la aproximación eficiente a su base de clientes:

  • Comprender al cliente

La cantidad de datos que las firmas pueden recopilar sobre su base de clientes es realmente sorprendente. La recolección de esta información es importante, pero las firmas no obtendrán ningún beneficio de todos estos datos a menos de que puedan revisarlos eficazmente, organizar y sacar conclusiones de ellos para obtener una mejor comprensión de su base de clientes. La inteligencia de negocios puede ayudar a las firmas a entender mejor, predecir e influir en el comportamiento de sus clientes al proporcionar una visión clara de cómo piensan, actúan y qué demandan usando esa colección de datos. Con una mejor comprensión de las necesidades de sus clientes y de sus comportamientos, las firmas de asesoría están en una mejor posición para servirles y aumentar los beneficios de los clientes existentes, así como atraer a nuevos clientes.

  • Predecir la demanda del cliente

La inteligencia de negocios puede ayudar a las firmas jurídicas a mejorar la precisión de los pronósticos y el proceso general de planificación de todo tipo operaciones y servicios. La inteligencia de negocios también permite a las compañías establecer eventos y estrategias de marketing previas ​​que podrían estar afectando los pronósticos de demanda futura de los clientes.

  • Influenciar el comportamiento del cliente

La inteligencia de negocios permite que las firmas de abogacía planifiquen y supervisen con facilidad el éxito de sus actividades promocionales para evaluar a cuáles campañas de marketing su base de clientes está reaccionando positivamente y a cuáles de manera negativa. De esta forma, los presupuestos de marketing se pueden asignar a las campañas más exitosas, aquellas que producen el mejor retorno de la inversión posible. Al comparar los resultados reales con las expectativas de la firma se pueden identificar mejor las oportunidades para aumentar la demanda de asesorías, los niveles de satisfacción de los clientes, y, por ende, el crecimiento de la compañía.

Quizás te pueda interesar: ¿QUÉ REPRESENTA EL BUSINESS INTELLIGENCE PARA UN NEGOCIO?

Es importante, por esta razón, que la abogacía centre la atención en sus clientes, actuales y potenciales, y que la inteligencia de negocios, de la mano de las nuevas tecnologías, tenga una actuación en este contacto bilateral. Las plataformas digitales brindan excelentes oportunidades de no solamente fortalecer la marca personal de las empresas y facilitar la comunicación con el cliente, sino de entender y anticiparse a sus demandas, y de abordar mejor las oportunidades de mejora de negocio, estableciendo estrategias de marketing que fortalezcan la captación de clientes. Esto es un paso hacia adelante en la revolución de los servicios jurídicos.