7 mitos nocivos sobre los currículos que la gente todavía cree

Currículo

Posiblemente todo lo que actualmente piensas acerca de los currículos esté totalmente equivocado. Si conservas el mismo documento desde hace más de 5 años, te invitamos a revisar estos 8 mitos acerca de los currículos que hemos contrastado con la realidad. Esperamos que luego de leerlos puedas pensar qué estás haciendo mal y reelaborar el tuyo.

Mito número uno: Un currículo es una biografía centrada en el trabajo

Mentira. Un currículo se puede entender como un documento para vender. El propósito de este no es proporcionarle al empleador una explicación sobre tu vida y sobre los más ínfimos detalles (bastante aburridos, por cierto) que tengan que ver con tu historial de empleos. Lo que debes tener presente es que este es el medio idóneo para demostrarle al empleador que vale la pena entrevistarte.

Mito número dos: Lo importante es la experiencia laboral.

Mentira. La verdad es que lo realmente importante es tu potencial. Un currículo debe venderle al reclutador o al gerente de contratación la idea de que tú puedes ser capaz de desempeñarte eficazmente en el cargo. Tu experiencia en trabajos anteriores solo es importante en la medida en que proporciona la prueba de que anteriormente habías realizado, si no el mismo trabajo, sí uno similar.

Mito número 3: Un currículo debe describir las posiciones ocupadas.

Falso. Un currículo debe contener los resultados logrados. Los títulos de trabajo varían de una empresa a otra y puede ser que en algunas de ellas, debido a su magnitud, existan cientos de vicepresidentes que no ocupan cargos necesariamente importantes. Los reclutadores desean saber qué has aportado en los lugares en los que has trabajo anteriormente para tener un panorama de tus habilidades y de tu desempeño en estos cargos, no es de mucha utilidad la descripción de tus labores, sino lo que te destacó en tus antiguos trabajos.

Mito número 4: Un currículo debe mencionar uno que otro pasatiempo.

Gran mentira. Tus pasatiempos pueden llegar a hacerte perder un empleo. Un empleador puede interpretar la presencia de pasatiempos en tu currículo como una señal de que preferirías estar desempeñando otro trabajo o realizando otra actividad diferente al cargo al que has aplicado. Hay que ser sinceros, desafortunadamente las empresas no buscan empleados “integrales”, que hagan un buen uso de su tiempo libre, etc., quieren adictos al trabajo.

Mito número 5: Un currículo debe ser un resumen exhaustivo de tu experiencia laboral.

Falso. Tu currículo debe ser marcadamente relevante. No te sirve realizar un extenso listado de tu experiencia laboral si en este listado hay información que no es relevante para el trabajo que estás buscando. Incluso puede ser contraproducente hacerlo. Cuando tienes un largo listado con experiencia irrelevante para el cargo que aplicas estás demostrando cierta falta de enfoque. En el peor de los casos, puede que estés comunicando a tu empleador que no entiendes a qué tipo de cargo estás aplicando.

Mito número 6: Tu currículo será el que te consiga el empleo.

Gran mentira. Es muy común escuchar a las personas afirmando que han enviado cientos de currículos sin conseguir una sola entrevista de trabajo. Esto se debe a que las entrevistas y los empleos en muchas ocasiones, más si aplicas a grandes cargos, están dirigidos principalmente a personas que han sido conocidas previamente o recomendadas. Es importante que tengas presente que tu currículo empieza a adquirir valor luego de que has realizado una conexión importante con alguien que trabaje en la empresa a la que aplicas y que tenga cierta posición favorable en el proceso de reclutamiento.

Mito número 7: Tu currículo debe limitarse al papel.

Gran mentira. Este es posiblemente uno de los mitos más dañinos en la actualidad. La verdad es que las empresas revisan cada vez más los perfiles de LinkedIn. Tu perfil de LinkedIn es incluso, cada vez más, tú verdadero currículo. Nuestra recomendación es que edites tu perfil tan a menudo como sea necesario y que hagas que lo que está presente en él coincida con el trabajo que buscas en ese momento. Procura que sea corto y amable con el lector, por supuesto.

Como puedes notarlo, la manera en que concebimos los currículos y la realidad no siempre coinciden. Esto ocurre porque actualmente las empresas buscan perfiles diferentes a los que solían buscar en antaño, porque se han creado redes sociales para profesionales como LinkedIn y porque el tiempo es cada vez más escaso en los procesos de reclutamiento y en la vida misma.