7 cosas que un buen líder nunca le dice a sus empleados

7 cosas que un buen líder nunca le dice a sus empleados

Las palabras tienen mucha fuerza, y como jefe, lo que digas puede llegar a ser tomado literalmente. Es por esta razón que debes cuidar mucho lo que le dices a tus empleados con el fin de mantener una buena comunicación en tu empresa, alcanzar los resultados esperados y lograr un buen ambiente de trabajo.

A continuación compartimos 7 cosas que debes evitar decirle a tus empleados si quieres ser considerado un buen líder.

«Quizás»

Hay un gran problema con esta palabra. Los grandes líderes reconocen que al dar una explicación es necesario proporcionar respuestas reales, no tomar el camino fácil y decir sencillamente “quizás” o “tal vez”. Lo anterior genera ambigüedades que desembocarán en confusión e inacción en el equipo.

«Lo necesito ahora»

Los líderes más listos nunca le piden a sus colaboradores que realicen una tarea “ahora”. ¿Qué significado puede llegar a tener “ahora”? Quizás el que va tarde eres tú, al informar a tu equipo sobre el tiempo lo que debe hacer. Una buena gerencia consiste en darle a tus colaboradores el tiempo necesario para realizar sus tareas.

«Te ordeno que»

¿Dar órdenes? Eso no es muy inteligente, a decir verdad. El liderazgo es un acto de dirección, no una relación entre amo y esclavo. Y sí, aunque suena a exageración, cuando le dictas una orden a un empleado lo que estás generando es una relación de obediencia, y no de colaboración. Si le dices muy seguido a tus empleados “te ordeno que” debes empezar a reevaluar tus habilidades gerenciales lo antes posible.

«Rápido»

«Necesito esto rápido ¿Puedes hacerlo?» Suelen preguntarle a sus empleados algunos jefes a la espera de respuestas inmediatas que, aunque sobra decirlo, presionan indirectamente. Ponte en los zapatos de tus colaboradores, si los atacas con preguntas de este tipo posiblemente obtengas respuestas afirmativas en ese instante, pero a largo plazo los resultados pueden ser decepcionantes.

Hacer las cosas correctamente siempre será mejor que hacerlas rápido, por lo que debes darle tiempo a tu equipo para hacer lo que saben hacer. Puede que muchas veces, como jefe, te sientas tentado a exigir un trabajo rápido, sin embargo, debes tener presente que calidad y velocidad rara vez se llevan bien ¿Qué prefieres?

«Rechazado»

Rechazar una idea o un plan no es algo sabio. En lugar es esto, lo que se debe hacer es modificar o replantear las ideas con el fin de hacerlas realizables. Lo que tú haces no es lo único que funciona, dale la oportunidad a tu equipo de participar y de llevar a cabo sus planes, claro está, bajo tu dirección. Hacerle creer a un equipo que solo lo que tú dices se hace conlleva resentimientos y falta de colaboración.

«No»

Es verdad, a veces debes decir que no, lo entendemos, pero si te das cuenta que te estás convirtiendo en «Doctor NO» todo el día, deberías empezar a decir que sí más a menudo. Puedes empezar con un “no ahora” hasta ir avanzando a un “voy a considerarlo”. Puedes llegar a estar negando buenas oportunidades sin siquiera notarlo.

Cancelado

Evita cancelar los proyectos o las reuniones. En lugar de esto, opta por “posponer” o “reelaborar”. Idealmente, procura explicar las razones por las que se ha decidido dar por terminado un proyecto, o se ha decidido poner en pausa.

Nuestro propósito no es obligarte a autocensurarte, solo queremos que seas mejor líder. Muchas de las acciones que realizas a diario pueden llegar a parecerte inofensivas, sin embargo, debes cuidar que no sean malinterpretadas. Procura expresarte lo mejor posible y no darle paso a las dudas, de esta forma estarás más cerca de tu equipo y lograrás los resultados que esperas.