Cómo llevar al más alto nivel tus habilidades según la ciencia

Si ya eres consciente de las habilidades que más te caracterizan, estos consejos son para ti. Cuando se habla de volverse experto de talla mundial en cualquier disciplina, lo primero que nos llega a la mente es “la pŕactica hace al maestro”. Esta regla consiste en que, cuanto más tiempo le dediques a algo más cerca estarás de convertirte en el mejor en ello.

Sin embargo, si planeas ser excepcionalmente exitoso, parece ser que la ciencia ha encontrado que repetir y repetir hasta el cansancio no es la mejor manera de lograrlo.

Este descubrimiento lo ha logrado Anders K.Ericsson, profesor de psicología y autor de Peak: Secrets from the New Science of Expertise, quien pasó 30 años estudiando a las personas que se caracterizaban por ser las mejores del mundo en ciertas habilidades, desde músicos y artistas hasta jugadores de ajedrez.

Sus hallazgos amenazan con acabar con la vieja concepción de “la práctica hace al maestro”, puesto que el tiempo que se invierte en el desarrollo de una habilidad es apenas importante en el proceso de convertirte en el mejor.

La solución común que tienen los grandes maestros es la “práctica deliberada”, un método respaldado por la ciencia que puede ayudar a cualquiera a ser excepcional en lo que mejor sabe hacer.

Te preguntarás en este punto en qué consiste la “práctica deliberada”. Resulta que, como la mayoría de las cosas en la vida, los métodos que se apliquen no pueden ser idénticos en todos los casos, ni en todas las etapas. La repetición simple (hacer algo una y otra y otra vez) desarrolla un hábito, sin embargo, esto no implica una mejoría o avance en el desarrollo de una habilidad.

James Clear, psicólogo de comportamiento, está de acuerdo en este punto: “muy a menudo asumimos que estamos mejorando por el simple hecho de que estamos consiguiendo experiencia. En realidad, simplemente estamos reforzando nuestros hábitos actuales, no mejorando”

Es por esto que la “práctica deliberada” nos acerca realmente a lo que buscamos: practicar con una intención definida. Este método nos permite tener una razón para cada movimiento, saber exactamente lo que debes estar trabajando, qué día y cuál es el objetivo establecido teniendo en cuenta qué se invierte y cómo se va a lograr.

A continuación te compartimos algunas maneras de llevar a cabo la “práctica deliberada” a diario:

Fallar muchísimo

“El fracaso me enseñó cosas sobre mí que yo no podría haber aprendido de otra forma” dice J. K. Rowling.

En su discurso de graduación en Harvard, Rowling atribuye gran parte de su éxito a la “práctica deliberada”. Desde su elección del Grado en Clásicos hasta su empeño en dar a conocer sus libros de Harry Potter, “los beneficios marginales del fracaso” fueron los que la llevaron al éxito en el que se encuentra hoy.

Incluso el New York Times afirma que “los mejores patinadores suelen pasar más tiempo practicando los saltos en los que suelen fallar. Contrario a los patinadores menores, quienes trabajan más en los saltos que ya han dominado”.

Este punto consiste en redefinir el fracaso como aquello que te hará mejor. Puedes empezar a practicar deliberadamente tus tareas, perfeccionando aquellas aŕeas en las que tiendes a fracasar más a menudo, en lugar de repetir aquellas que ya dominas.

Un paso a la vez

No trates de aprenderlo todo a la vez. En lugar de esto, es mejor que trabajes en dominar una habilidad a la vez, con el fin de, eventualmente, llegar a ampliar tus metas hasta que te sorprendas con el gran resultado.

Toma tu nuevo proyecto por segmentos y pregúntate ¿qué es lo que necesito aprender primero para poder avanzar?. A partir de esta pregunta tendrás tu tablero de objetivos claro y, haciendo esto en las diferentes etapas, tendrás un resultado final mucho más exitoso que si pretendes abarcar todo desde el inicio.

Reinvéntate todo el tiempo

Un estudio de Johns Hopkins encontró que “si realizas una versión ligeramente diferente de una tarea que quieres dominar, realmente podrás aprender más y más rápido que si simplemente sigues practicando exactamente de la misma forma varias veces seguidas”.

Piensa en modificar tus técnicas de auto-enseñanza mientras trabajas en tus habilidades. Por ejemplo, si en una ocasión utilizaste tarjetas, piensa en un método diferente y cada vez más práctico para la próxima vez, puedes escuchar un podcast o atender a un seminario web. Esto le permitirá a tu cerebro recordar la información más rápidamente.

Invierte en un coach

Desde niños hemos tenido entrenadores para todo, después de ir a la escuela dedicábamos tiempo en clases de natación, clases de baile, entrenamientos de fútbol o clases privadas de música. Como adultos, creemos que podemos lograr todo por nuestra cuenta, sin embargo, K. Anders Ericsson, la cabeza en este estudio sobre la “práctica deliberada” está en desacuerdo.

Si pretendes convertirte en un experto, lo primero que debes hacer es encontrar a alguien del cual puedas aprender. Un maestro te puede proporcionar retroalimentación y crítica en formas que es imposible hacer por nuestra propia cuenta. Tener un coach te guiará en la dirección correcta con respecto a la fijación de metas y expectativas, y así mismo te ayudará a saber qué tener en cuenta a la hora en que estés listo para entrenar por tu cuenta.

Procura establecer metas concretas

Los grandes maestros en su disciplina no están 24 horas, 7 días a la semana triunfando y brillando, sin embargo, siempre establecen metas concretas para mejorar, así sean mínimas.

Es por esta razón que cada mes debes apartar un tiempo para evaluar tu progreso y pensar en cómo seguir adelante. Algunos de los objetivos se logran en unos minutos, otros simplemente no logran ser alcanzados. No hay problema. La clave es continuar impulsando el progreso.

Finalmente, es verdad que es más cómodo trabajar en las áreas en las que ya eres muy hábil, sin embargo, si tu objetivo es alcanzar a los grandes maestros en la disciplina que te atañe, te recomendamos ir más allá de lo que ya sabes. Evitando la comodidad y buscando la mejora continua es que podrás disparar tu verdadero potencial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario