Cómo utilizar la tecnología a favor de tu bufete de abogados

Existe un reto inminente para el sector jurídico en materia de innovación: darle la bienvenida a las tecnologías que aseguran una mejora en su administración y su comunicación con el cliente. Es hora de alimentar las estrategias de gestión de las firmas legales no solo con el pasado (jurisprudencia), sino con el futuro que presentan las nuevas tecnologías legales.

Mucho se ha dicho de la distancia existente entre el sector jurídico y las nuevas tecnologías. Muchos dirían que pertenecen a mundos diferentes, que no encajan ni saben cómo relacionarse. Sin embargo, conforme va cambiando el panorama empresarial, es ahora el momento de empezar a entenderse, porque no son nada el uno sin el otro.

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, en el proceso de digitalización de las empresas, no solo en el sector legal, el éxito está delimitado por la visión y la aceptación de las personas que las conforman. De la manera en que los empleados y colaboradores afronten los cambios en su manera de realizar su labor cotidiana, dependerá la agilidad en el proceso de digitalización y por ende los resultados posteriores.

Dado por supuesto el anterior hecho, acercándonos un poco más al tema que nos compete, es bien sabido que profesionales tanto del sector bancario como del jurídico, dada su profesión y su práctica, tienden a ser un poco más escépticos y clásicos al afrontar el mundo tecnológico. A pesar de esto, vista la necesidad de cambiar, ya se han sumado cada vez más y más empresas de estos sectores a implementaciones de herramientas tecnológicas y se han preparado para atender a las nuevas generaciones de clientes, para los cuales los servicios en línea y la atención especializada e inmediata forma parte de su vida diaria.

Basados en el Legaltech que tuvo lugar en España en Time Manager hablaremos de las herramientas existentes en el campo de la tecnología legal y las ventajas que pueden traer en la administración de tu bufete de abogados.

HERRAMIENTAS DE GESTIÓN:

Son las más reconocidas en el mercado. Principalmente encargadas de ayudar a los bufetes y firmas de servicios profesionales a gestionar eficazmente su facturación, su agenda, sus casos y su base de datos de jurisprudencia. Entre las ventajas que ofrece al sector jurídico está la de optimizar los costos de gestión e impactar en beneficios directos a los clientes. Entre estos beneficios podemos encontrar el acceso a documentos desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.

HERRAMIENTAS DE GENERACIÓN DE CONTRATOS O DOCUMENTOS:

Debido a que hay algunos tipos de contratos y de documentos legales que cuentan con un cuerpo igual o similar en muchas ocasiones, existen herramientas que se han especializado en generar documentos de manera automatizada o semiautomatizada en las que el usuario tiene la oportunidad de acceder de manera rápida y generar los papeles que solicita. 

Esta es sin duda alguna una herramienta ofrecida por la tecnología legal que debe incluirse pronto al interior de cualquier bufete o firma, puesto que permite aportar valor añadido al servicio al cliente y disminuir costos en los casos en que no sea necesario tener un abogado dedicado a la generación de este tipo de documentos.

MARKET PLACES JURÍDICOS:

En la actualidad se puede contar con market places para casi todo tipo de productos o servicios, y en el caso de los servicios profesionales, ya existen market places especializados en los que se encuentran a los abogados. 

Entre las ventajas está, por supuesto, el acceso directo al cliente y por ende la optimización de los procesos en materia de accesibilidad y respuesta inmediata, así como una oportunidad latente para los pequeños bufetes y para las grandes firmas de fortalecer las habilidades de sus abogados junior.

Por medio de este tipo de tecnologías y aprovechando el respaldo de la marca de la firma o bufete, los abogados que están en esta categoría pueden competir con otros abogados para conseguir experiencia y poder acceder a un target de clientes que desde otros medios pueden llegar a estar fuera de su alcance.

CONSULTAS ONLINE:

Esta herramienta que ofrecen las tecnologías puede ir de la mano de la anterior, es decir, crear un portal o registrarse en un portal de consultas jurídicas online por medio del sistema de market place anteriormente mencionado. 

Por otra parte, está la oportunidad de contar con un espacio de la firma o bufete enfocado en consultas jurídicas en la web. Esto permite, como lo hemos mencionado, una formación rápida para los abogados junior en el terreno real, e incluso, una oportunidad de formar a abogados especializados en ciertas áreas.

EVIDENCIAS DIGITALES:

En este aspecto podemos encontrar desde el envío de correos electrónicos certificados, hasta el registro de obra y de contenido online, a modo de registros privados de propiedad intelectual. 

Representan un complemento a las otras tecnologías que permite mejorarlas y dar un servicio integral al cliente, optimizando los costos operacionales. Somos enfáticos en este punto, un abogado no debería estar perdiendo el tiempo en algo en lo cual su presencia o su acción directa no aporta valor y esta herramienta propone optimizar aquellas tareas operacionales que pueden ser generadas automáticamente.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL:

Al ser el material de trabajo de los practicantes del derecho el texto, y la inteligencia artificial interpreta este código (el textual), se puede pensar en un futuro próximo en el uso de estas tecnologías para predecir el éxito o el fracaso de los casos. 

Aunque parezca para algunos aterrador, este tipo de soluciones tecnológicas será lo que más trabajo llegará a generar en el sector jurídico. Aunque aún falta para su fortalecimiento, se puede ver este campo como una oportunidad, más que como un riesgo para el profesional del derecho.

En conclusión, estas 6  herramientas que surgen o que se fortalecen en el campo de la tecnología legal abren nuevas posibilidades para los bufetes y firmas de abogados de optimizar y agregar valor agregado al cliente, es la oportunidad de que el sector jurídico optimice sus sistemas, disminuya costos y se posicione mejor que su competencia. El éxito depende directamente de cómo se decida sacar provecho de los cambios y de entender la mejor forma de hacer uso de la tecnología  a favor del campo específico en el que se ejerce la práctica legal.